Factores de crecimiento plaquetario y rejuvenecimiento facial

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El tratamiento de Factores de Crecimiento Plaquetario”, consiste en infiltrar mediante mesoterapia el plasma rico en plaquetas de nuestra propia sangre para conseguir bioestimular la piel de la forma más natural posible, eliminando así algunos signos del envejecimiento.

Los fractores de crecimiento plaquetario son fragmentos de proteínas biológicamente activas que actúan a diferentes niveles celulares. En el caso del rejuvenecimiento cutáneo, su acción es sobre los fibroblastos de la dermis

El tratamiento de Factores de Crecimiento Plaquetario es muy simple y prácticamente indoloro: primero se extrae sangre del paciente en una cantidad similar a la de cualquier analítica. Luego esa sangre debe centrifugarse para poder separar el plasma rico que finalmente será infiltrado en las áreas a tratar.

Se utiliza, en medicina estética como forma de estimular la regeneración de la piel, aportando vitalidad y reduciendo síntomas del envejecimiento sin necesidad de recurrir a la cirugía estética.

El rejuvenecimiento del rostro con plasma rico en plaquetas es una de las últimas técnicas sin riesgo incorporadas en el campo de la medicina estética. Se recomienda especialmente para aquellas personas que desean rejuvenecer el aspecto de la piel y aumentar su firmeza y luminosidad sin recurrir a componentes químicos externos, ya que el plasma se obtiene del propio organismo con lo que las reacciones negativas e incompatibilidades son prácticamente imposibles.

A través de la mesoterapia ( microinyecciones repetidas ), los factores de crecimiento plaquetarios liberan los factores de crecimiento que se encargan, fundamentalmente, de bioestimular la regeneración celular, aumentar la formación de nuevos vasos sanguíneos y producir nuevo tejido. La estimulación biológica conseguida producirá un aumento de la tonicidad de la piel, desaparición de líneas finas, las arrugas y surcos se mejorarán y mejorará el estado general del rostro del paciente.

Además, sus aplicaciones pueden ser tanto para regenerar una piel afectada por los signos del envejecimiento como para prevenir los signos incipientes en una piel joven.

La regeneración mediante Plasma Rico en Factores de Crecimiento, es un excelente complemento para otros tratamientos contra el envejecimiento facial. Este sistema, en combinación con el relleno de arrugas con implantes como el ácido hialurónico ó la hidroxiapatita, el uso de toxina botulínica, el empleo de luz pulsada, radiofrecuencia , carboxiterapia , etc

Es fácil de aplicar, porque se puede realizar en la consulta sin peligro para el paciente o el médico. Y no tiene efecto secundario alguno ya que es un implante autólogo. Por tanto, no hay posibles reacciones alérgicas. El único posible "inconveniente" es que, aunque las plaquetas se inyectan en la piel con una jeringuilla muy fina, puede notarse tras el tratamiento algún pequeñísimo punto morado dejado por la aguja en la zona tratada, pero desaparece rápidamente.

 Los factores de crecimiento tienen que actuar estimulando el tejido; por tanto, no hay un resultado instantáneo. Los efectos aparecen con el paso de los días y aumentan a medida que éstos transcurren.

Basta con tres sesiones al año.

 Cuando se usan plaquetas ozonizadas el tratamiento se repite cada dos meses a fin de permitir que la piel se regenere. Normalmente bastan 21 días entre sesión y sesión, pero con la ozonización la estimulación es muy intensa y por eso se deja pasar más tiempo, para que se estabilice la regeneración y así volver a estimular sobre un tejido de mejor calidad.

El resultado de la última sesión dura un año o año y medio, momento en el que será necesaria una sesión de refuerzo. Los resultados dependen del tipo de piel, de las lesiones que hubiera antes y del tipo de vida de la persona.